Frida Kahlo

 

Nacida el 6 julio 1907, bajo el nombre de Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, la vida de esta sufrida artista mexicana comienza y termina  en el pueblo de Coyoacán, cerquita de la Ciudad de México, en su casa, la que se conoce como "La Casa Azul". Su trabajo ha sido celebrado internacionalmente como emblema de nacionales, indígenas mexicanos tradiciones, y por feministas, por su pintura inflexible de la experiencia femenina y la forma.
Aunque se movió en el ambiente de los grandes muralistas mexicanos de su tiempo y compartió sus ideales, Frida Kahlo creó una pintura absolutamente personal, ingenua y profundamente metafórica al mismo tiempo, derivada de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida. Incluso su trabajo ha sido descrito como surrealista, aunque la misma Frida se encargo de corregir dicha etiqueta,  argumentando que su trabajo refleja más de su realidad que sus sueños.
Infancia y juventud
 
Cuando Kahlo tenía seis años de edad, contrajo Polio, que dejó su pierna derecha más corta y delgada que la otra. La enfermedad la obligó a estar aislada  de sus compañeros durante meses, y posteriormente la convirtió en el blanco de los agresores debido a su pierna deforme. Esta experiencia cambió radicalmente su personalidad, haciéndola una niña introvertida y convirtiéndola en la favorita de su padre Guillermo, fotógrafo y también pintor, quien le enseñó sobre literatura, naturaleza, filosofía y la incentivó para realizar todo tipo de ejercicios para recuperar su fuerza luego de la poliomielitis. También le enseño sobre fotografía y comenzó a ayudarlo retocando y coloreando las mismas.
 
A pesar de contar con tres hermanas y dos medio hermanas mas, Frida describió su hogar de infancia, como “muy, muy triste”, declaró que su madre era “ amable, activa e inteligente, pero a su vez calculadora, cruel y fanática religiosa”.
En la escuela preparatoria, Frida pertenecía al grupo de las “Cachucas”, nueve estudiantes rebeldes ávidas de bromas, filosofía y literatura rusa. Fue en este grupo que Kahlo se interesó por el socialismo y el nacionalismo mejicano. Allí conoció a su primer compañero sentimental, Alejandro Gómez Arias, con quién se encontraba el día del terrible accidente que la marcó para el resto de sus días.

 

Accidente

 
El 17 de septiembre de 1925, Kahlo y Gómez Arias estaban en su camino a casa desde la escuela cuando el autobús de madera en el que viajaban chocó con un tranvía. Varias personas murieron y Frida sufrió heridas casi mortales: su pelvis fue empalada y fracturada por una barandilla de hierro, también varias costillas se le fracturaron, como las piernas y una clavícula. Pasó un mes en el hospital y dos meses en recuperación en casa. Luego le descubrieron que el accidente también le había desplazado tres vértebras de la columna, para lo cual tuvo que llevar un corsé de yeso y se limitó a reposo en cama en la Casa Azul durante varios meses.
El accidente terminó con sus sueños de convertirse en médica y le causó dolor y enfermedades por el resto de su vida. Para entretenerse durante su reposo, comenzó a pintar con la ayuda de un caballete especial que hizo posible que pintara en su cama, y un espejo colocado encima para poder verse. La mayoría de las pinturas que Kahlo hizo durante este tiempo eran retratos de sí misma,  "Me pinto porque estoy tan a menudo sola y porque yo soy el tema que mejor conozco",supo decir, los cuales   reflejarían de forma soberbia la colisión entre su ansia de felicidad y la insistente amenaza de su destrucción, a la vez que conjuraba la dualidad irreductible entre los sueños (de amor, de hijos) y la realidad (dolor e impotencia).

Retablo 1943

 

 Matrimonio
 

Con Diego Rivera, ya se habían reunido brevemente en 1922, cuando estaba pintando un mural en su escuela. Rivera recordó haber sido impresionado por sus obras, indicando que mostraron “una energía inusual de expresión, la delimitación precisa del carácter, y la verdadera gravedad ... tenían una honestidad plástica fundamental y una personalidad artística propia”
Frida comenzó una relación con Rivera, veintiún años mayor que ella, con dos esposas en su haber y con fama de mujeriego, casándose en 1922. Los padres de Kahlo definieron esa unió como un “matrimonio entre un elefante y una paloma”
Dicho matrimonio sería objeto constante de atención para los medios de México, en los siguientes años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hospital Henry Ford 1932

 

El accidente de Frida, hizo imposible que pudiera tener sus propios hijos, lo que resultó en varios abortos involuntarios durante toda su vida. Debido a su experiencia con la infertilidad, muchas de sus pinturas hacen esa referencia. Por ejemplo, pintó “El Hospital Henry Ford”, justo después de su aborto involuntario en 1932. Frida creó al menos 140 pinturas, de las cuales, 55 son autorretratos que a menudo incorporan representaciones simbólicas de las heridas físicas y psicológicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hospital Henry Ford 1932

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Autorretrato con los monos 1943

Diego Rivera tuvo una gran influencia en el estilo de pintura de Frida Kahlo, ella siempre había admirado a  Rivera y su obra. Los comentarios positivos y alentadores realizados por Rivera fortalecieron su deseo para seguir su carrera como artista.
También se dejó influenciar por la cultura indígena mexicana, que es evidente en su uso de colores brillantes, simbolismo dramático y estilo primitivo. Con frecuencia incluía al mono, que en la mitología mexicana, es un símbolo de la lujuria.
En 1938, Kahlo viajó sola a Nueva York para su primera exposición individual, que se celebró como si fuese una estrella de cine. Allí conoció al fotógrafo húngaro Nickolas Muray, con quien inició una relación amorosa de 10 años.
 

El matrimonio de Rivera y Kahlo se volvió tormentoso, Diego conocía y tolera las relaciones de Frida con otras mujeres, pero sus relaciones con los hombres lo ponían sumamente celoso. Por su parte, Kahlo toleraba los continuos amoríos de su marido, pero enfureció cuando se enteró que tuvo un romance con su hermana menor, Cristina. La pareja se terminó divorciando en noviembre de 1939, pero se volvió a casar en diciembre de 1940. Su segundo matrimonio fue tan problemático como el primero.

En agosto de 1953, la pierna derecha de Kahlo fue amputada en la rodilla debido a la gangrena, lo que derivó en una depresión grave y después de escuchar que Rivera estaba teniendo otra amante, intentó suicidarse por sobredosis. Su adicción a los analgésicos se intensificaron y su el estado de ánimo a menudo era extremadamente irritable y ansioso.

Todo estos estados angustiantes se reflejaban en sus pinturas, como cuando se pintó con un collar de espinas, desde donde cuelga un colibrí negro muerto, símbolo de su matrimonio acabado, detrás un gato negro que simboliza la desgracia y un mono distante , regalo de Rivera y comparación directa hacia él.
 
Sus últimos días, Kahlo los pasó postrada en cama con bronconeumonía. Ella parecía anticipar su muerte, hablando sobre ello a menudo para los visitantes y dibujando  esqueletos y ángeles en su diario. Uno de sus últimos dibujos,  fue precisamente un ángel negro, junto a las palabras: “ espero alegre la salida y espero no volver jamás” . Su último cuadro fueron unas sandias jugosas y llenas de color que donde se leía: “Viva la vida”
 

 

En la madrugada del 13 de julio de 1954, a los 47 años, fue encontrada muerta por su enfermera, había tomado una sobredosis de analgésicos. Su cuerpo fue llevado al Palacio de Bellas Artes, para luego ser cremado y llevado a la Casa Azul, donde se muestran en una urna precolombina como parte del Museo inaugurado en 1958. Rivera declaró que el día de la muerte de Kahlo, fue el más trágico de su vida y falleció tres años más tarde.

El abrazo de amor con el universo 1949

Autorretrato con pelo suelto 1947