Wolfgang Amadeus Mozart

 

Su nombre completo era Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart. Nació en Salzburgo, Austria el 27 de enero de 1756 y falleció en Viena, Austria el 5 de diciembre de 1791. Fue un maestro del Clasicismo y está considerado como uno de los músicos más influyentes y destacados de toda la historia. Su obra abarca todos los géneros musicales de su época y alcanza más de 600 creaciones, en su mayoría reconocidas como obras maestras de la música sinfónica, concertante, de cámara, para piano, operística y coral, logrando una popularidad y difusión universales.

a

Infancia

 

Último hijo de Leopold Mozart, músico al servicio del príncipe arzobispo de Salzburgo y segundo maestro de capilla en la corte del mismo. Compositor con poca relevancia, pero si un experimentado profesor. Su madre se llamaba Anna Maria Pertl. Debido a la altísima mortalidad infantil en la Europa de la época, de los siete hijos que tuvo el matrimonio sólo sobrevivieron su hermana Maria Anna y Wolfgang Amadeus. Su casa natal cuenta actualmente con una gran cantidad de objetos de la época e instrumentos, que pertenecieron a Mozart durante su niñez. Es uno de los lugares más visitados de Salzburgo y una especie de santuario para músicos y aficionados de todo el mundo.

Su padre fue exigente tanto como progenitor, como profesor y en todo momento estuvo al tanto de la formación de Wolfgang, para guiarlo como hombre y como artista. Tanto Wolfgang como su hermana mostraron, desde muy pequeños, grandes facultades para la música. A los cuatro años tocaba el clavicordio y componía pequeñas obras de considerable dificultad; a los seis, tocaba con destreza el clavecín y el violín. Podía leer música a primera vista, tenía una memoria prodigiosa y una inagotable capacidad para improvisar frases musicales. Categóricamente no era un niño común. Al cumplir 6 años, su padre decidió exhibir las dotes musicales de sus hijos ante las principales cortes de Europa. A pesar de las pretensiones de Leopold, existen evidencias de que Wolfgang trabajaba duramente, por iniciativa propia, para avanzar más allá de lo que le enseñaban y su primera composición impresa y sus esfuerzos precoces con el violín, dejaron sorprendido a Leopold. Padre e hijo tenían una relación muy estrecha y finalmente Leopold dejó de componer cuando el excepcional talento musical de su hijo se hizo evidente.

    a      a
                            Familia Mozart                                                    Maria Anna (hermana de Mozart)
         Retrato de Johann Nepomuk della Croce                                                               

Viajes y Exhibiciones

Durante los años en los que la familia Mozart mostraba las dotes musicales de los hermanos, recorrieron toda Europa, llevando sus conciertos por todos los grandes salones de las cortes Imperiales, del viejo continente. Transitaron por Múnich, Viena y Praga. La permanencia en la ciudad de Viena, uno de los principales centros de la música en esa época, culminó con dos recitales ante la familia imperial en el palacio de Schönbrunn. El pequeño Wolfgang causaba sensación en cada concierto y recolectaba aplausos en París, Londres, La Haya y Zúrich. Durante esos viajes Mozart conoció a un gran número de músicos y las obras de otros compositores, en particular a Johann Christian Bach, quien fue una influencia importante para el joven compositor. En Viena fueron llamados al palacio por la madre del emperador, María Teresa, quien quedó encantada con el niño Wolfgang Amadeus hasta el punto de que incluso lo sentó en su regazo y lo besó. En Versalles tocaron ante el monarca Luis XV. En Londres causaron la admiración del rey Jorge III y durante este viaje el joven músico compuso su Primera Sinfonía (en mi bemol mayor). En los Países Bajos deslumbró tocando el órgano y compuso su primer oratorio a los 9 años (Die Schuldigkeit des ersten Gebotes).

 

En Roma, Mozart escuchó “El Miserere” de Gregorio Allegri una vez durante una representación en la Capilla Sixtina. Esta obra tenía carácter secreto, pues sólo podía interpretarse en dicho lugar y su publicación estaba prohibida bajo pena de excomunión. Sin embargo, el joven compositor apenas llegó a la posada donde se alojaba, escribió de memoria una versión muy aproximada de la partitura completa. El papa Clemente XIV, admirado del talento del músico de 14 años, no sólo no lo excomulgó, sino que lo nombró “Caballero de la Orden de la Espuela de Oro”. Mas tarde en Milán, escribió la ópera “Mitridate, re di Ponto” que fue interpretada con gran éxito. Cada representación del joven Wolfgang Amadeus era una exhibición de su virtuosismo con el clavecín y el violín (se cuenta que ya en esa época podía tocar el teclado con los ojos vendados) y maravillaba a los espectadores improvisando sobre cualquier tema que le proponían.

a
Mozart en la corte de Viena

De Salzburgo a Viena

 

Mozart era hijo predilecto de la ciudad de Salzburgo, en la que tenía muchos amigos y admiradores. Tuvo la oportunidad de trabajar en numerosos géneros musicales, incluyendo sinfonías, sonatas, cuartetos de cuerdas, serenatas, divertimentos, mucha música sacra y algunas óperas menores. Pero a pesar de estos éxitos y de ser confirmado en su puesto de maestro de conciertos, Mozart estaba cada vez más descontento con su situación en esa ciudad y redobló sus esfuerzos para establecerse en cualquier otro sitio. Uno de los motivos de dicho descontento fue su bajo salario, pero también necesitaba mucho tiempo para componer sus óperas y la ciudad en raras ocasiones se lo permitía. Estuvo en Mannheim, París y Múnich y se instaló definitivamente en Viena como intérprete y compositor independiente.

 

La nueva carrera de Mozart en Viena tuvo un buen comienzo. A menudo realizaba interpretaciones como pianista y pronto se consolidó como el mejor intérprete de teclado de Viena. También prosperó como compositor y en 1782 completó la ópera “El rapto en el serrallo”, que fue estrenada el 16 de julio de ese mismo año, obteniendo una enorme aclamación y que dio inicio al género operístico conocido como singspiel (u ópera alemana), en un momento en que el italiano era el idioma oficial para la ópera. La obra fue pronto interpretada en la Europa germana y consolidó plenamente la reputación de Mozart como compositor.

 

El 4 de agosto de 1782 y sin el consentimiento, Wolfgang Amadeus se casó con Constanze Weber. Para celebrar la unión y para calmar a su padre, Mozart compuso la inconclusa “Gran misa en do menor”. Pensaba estrenarla en Salzburgo con Constanze como primera soprano solista, pero no consiguió su objetivo. El matrimonio tuvo 6 hijos: Raimund, Karl, Johann,  Theresia, Anna Maria y Franz, de los cuales sólo Karl y Franz sobrevivieron.

a 
Retrato de Constanze

Influencias

Durante los años 1782 y 1783 conoció profundamente la obra de Georg Friedrich Handel y Johann Sebastian Bach. Mozart asimiló los modos de composición de ambos, fusionándolo con el propio, dando a la mayoría de las obras de este período un toque contra puntístico, sobre todo apreciable en los pasajes de fuga de “La flauta mágica” y el final de la “Sinfonía Júpiter”. Mozart conoció a Joseph Haydn en Viena y en ocasiones interpretaban juntos en un cuarteto de cuerdas improvisado. El 14 de diciembre de 1784, Mozart se convirtió en francmasón y fue admitido por la logia Zur Wohltätigkeit.58 La francmasonería jugó un papel importante en el resto de la vida del compositor, ya que acudió a muchas reuniones y compuso música masónica, en varias oportunidades.

Grandes Óperas

En 1786 tuvo lugar en Viena el exitoso estreno de la ópera “Las bodas de Fígaro”, basada en la obra homónima de Pierre-Augustin de Beaumarchais y que no estuvo exenta de polémica debido a su contenido político. Sin embargo, Mozart se las arregló para excluir todo aquello que pudiese caer mal a las autoridades vienesas y logró pasar la censura. La obra sugería la lucha de clases y en Francia ya había provocado algunos disturbios. Su éxito lo conduciría a la siguiente ópera “Don Giovanni”, en colaboración, como la anterior, con el libretista Lorenzo Da Ponte. Estrenada en Praga en octubre de 1787 con un rotundo éxito, dicha obra narra las aventuras de Don Juan. La ópera fue catalogada por Mozart como un “dramma giocoso” y el contenido dramático de esta obra está presente desde el comienzo, con la muerte del comendador, hasta el final y contiene algunos de los pasajes más hermosos de la obra de Mozart. Las dos óperas se encuentran dentro de las obras más importantes de Mozart y son básicas en el repertorio operístico actual.

 

Economía Difícil

 

Hacia el final de 1780, la situación económica de Mozart empeoró. Esa época fue de grandes dificultades para todos los músicos de Viena a causa de la guerra entre Austria y Turquía y el nivel de estatus económico de la aristocracia se había reducido.  Por otro lado, la ciudad de Viena iba perdiendo el interés musical por Mozart debido a la aparición de otros pianistas con una técnica mucho más aguerrida, como Muzio Clementi. Mozart y su familia se trasladaron desde el centro de Viena a un alojamiento más barato en el barrio periférico de Alsergrund.

a
“Ultimo tiempo de Mozart”
Pintura de Hermann von Kaulbach

 

Último tiempo

En 1789 recibió una oferta del empresario inglés Johann Peter Salomon, quien le propuso a él y a Haydn realizar una gira de conciertos por Inglaterra. Se acordó que Haydn fuese el primero en ir y Mozart iría a la vuelta de éste, lo que no pudo concretar por su fallecimiento.

El último año de vida de Mozart, fue un tiempo de gran productividad y, de cierta manera, un tiempo de recuperación personal. Realizó innumerables composiciones, incluyendo algunos de sus trabajos más admirados: la ópera “La flauta mágica”, el último concierto para piano y orquesta (nº 27 en si bemol mayor), el Concierto para clarinete en la mayor, el último de su gran serie de quintetos de cuerda, el motete “Ave verum corpus” y el inacabado “Réquiem” en re menor. La situación financiera de Mozart, mejoró paulatinamente y pudo hacerle frente al pago de sus deudas. En marzo de 1791, Mozart ofreció en Viena uno de sus últimos conciertos públicos; tocó el concierto para piano y orquesta KV 595. Su último hijo, Franz, nació el 26 de julio. Ese año su salud empezó a debilitarse y su concentración disminuyó notablemente. En octubre de ese año, caminaba con su esposa por el “Wiener Prater” (Parque público de Viena), cuando de pronto se sentó en un banco y muy agitado comentó a Constanze que alguien lo había envenenado. El 20 de noviembre la enfermedad se incrementó y cayó rendido en cama, sufriendo hinchazón, dolores y vómitos. El 5 de diciembre de 1971, el doctor Closset, ordenó que le pusieran compresas frías de agua y vinagre sobre la frente para bajarle la fiebre. Perdió el conocimiento y no volvió a recuperarse hasta su muerte. A la 12.55 de la madrugada, Mozart falleció en Viena a la edad de 35 años. Su funeral tuvo lugar en la Catedral de San Esteban (donde se había casado con Constanze) y fue amortajado según el ritual masónico (manto negro con capucha).

Se han propuesto una multitud de teorías sobre su muerte, incluyendo triquinosis, gripe, envenenamiento por mercurio y un extraño padecimiento en el riñón. La práctica de sangrías en los pacientes era común en la época y también se cita como un posible factor que contribuyera a su muerte. Sin embargo, la versión más ampliamente aceptada es la muerte por una fiebre reumática aguda. La música de Mozart es capaz de aumentar la inteligencia en los niños, lo que se conoce como el efecto Mozart, y también podría estimular el metabolismo de bebés prematuros, lo cual las ayudaría a aumentar de peso, según un reciente estudio.

aa

Curiosidades

Es sabido que la estimulación musical causa un profundo efecto en los niños, por lo que le recomiendan a las mujeres  embarazadas, no solo escuchar música, si no también, acercar la misma al vientre y compartirla con el feto. Pero además, en la Universidad de California, observaron que la música de Mozart, ingeniosa y simple a la vez, posee propiedades únicas por lo que funciona mejor que la de otros compositores, dando origen a la expresión “Efecto Mozart”. En los últimos años, se han realizado numerosos estudios analizando el fenómeno. Los ritmos, las melodías y sobre todo las frecuencias de los patrones únicos en sus composiciones estimulan y potencian las regiones creativas y motivadoras del cerebro. Esta música, produce un efecto dual que beneficia enormemente a los bebés: los relaja y los mantiene atentos al mismo tiempo, siendo este el mejor estado para el aprendizaje. Hay una obra del compositor en particular que merece atención por sus efectos en el cerebro y la audición: la sonata para dos pianos en re mayor K448. Incluso Einstein solía escucharla durante sus momento de mayor creatividad.

Compuso 621 obras y las pasó al papel tan perfectamente que en una hoja de nota o en una página de partitura apenas aparece una enmienda. Antes de ponerse a escribir el primer compás, tenía en su mente ya la pieza completamente acabada. Por lo que al transcribirla al papel, no tenía correcciones que hacerle.

Mozart odiaba el sonido de la flauta y solamente compuso conciertos para flauta por encargo. Y según sus propias palabras: "Lo único peor que una flauta son dos flautas".

Se sabe que Mozart padeció el síndrome de Tourette, un trastorno nervioso que causa inquietud y comportamientos compulsivos y obsesivos que se manifiestan por la incapacidad para comportarse adecuadamente en sociedad. Debido a su trastorno Mozart utilizaba, de forma compulsiva, expresiones vulgares e insultos, como demuestran algunas de las cartas y cánones que se conservan.

Como buen masón, para Mozart el número 3 tenía un significado especial e incluyó este número en muchas de sus obras. En “La Flauta Mágica”, por ejemplo, aparecen 3 acordes mayores en la obertura, 3 hadas, 3 niños que guían al protagonista, 3 instrumentos mágicos, 3 pruebas y 3 templos.

Las penurias económicas sufridas en la última parte de su vida hicieron que fuese enterrado en una fosa común junto con decenas de cadáveres y sin ninguna anotación al respecto. Es por ello que no hay garantías de que los restos del compositor estén localizados.