De reyes y reinas

Cuando hablamos de vidas principescas, vuela en nuestra imaginación el glamour, la distinción, los saludos diplomáticos y cordiales. Aunque claro, todos sabemos, que la vida dentro de un castillo no asegura un lecho de rosas. Y si no, veamos algunas historias “soberanas”.

La condesa húngara Erzsébet Báthory pasó a la historia con el sobrenombre de La Condesa Sangrienta por haber asesinado a 610 doncellas, a las que desangraba para bañarse en su sangre, creyendo que era un método infalible para conservar su  juventud. Fue condenada en 1610 a cadena perpetua en sus aposentos. Sus encubridores plebeyos no tuvieron tanta suerte y fueron quemados vivos.

                                
...
Condesa Erzsébet Báthory

El rey español Carlos I, (1500-1558) propuso la construcción de un canal en el istmo de Panamá en el año 1524, mucho antes de que se llevara a cabo la construcción actual.

A principios de 1502 aparecieron los primeros síntomas de enfermedad mental en Juana la Loca, segunda hija de los Reyes Católicos. Mujer muy atractiva y culta que hablaba cinco idiomas. Una humanista que, entre otras cosas, quería suprimir la Inquisición cuando reinara. Juana se casó con  Felipe el Hermoso, que le fue infiel, haciendo con sus continuas conquistas de su esposa una mujer insegura.
.
Juana La Loca

Cuando este falleció, Juana paseó por media Castilla el cadáver de su marido (todo parece indicar que había sido antes embalsamado) para enterrarle en Granada. De ahí la leyenda que soporta de vagar con el cadáver de su esposo. La consecuente acentuación del desequilibrio de Juana hizo que Fernando (su padre) asumiera de nuevo el gobierno de Castilla. En 1506 fue recluida en el castillo de Tordecillas, donde pasó el resto de su vida.

El mayor banquete del que se tiene noticia, lo ofreció Julio César al regresar victorioso de Oriente. Se dice que invitó durante varias jornadas a más de doscientas sesenta mil personas que comieron en veintidós mil mesas.

Catalina II la Grande, esposa de Pedro III y zarina de todas las Rusias, gozaba en la época más activa de su vida de un promedio de seis relaciones sexuales al día. Según parece, se mantuvo virgen los ocho primeros años de su matrimonio debido a la fimosis que padecía su marido. Contó con veinte amantes oficiales, aunque en determinados momentos llegó a tener hasta ochenta. El 9 de julio de 1762, la Guardia Imperial derrocó a Pedro y colocó en su lugar a Catalina en el trono y el 17 de julio fue asesinado.

.
Catalina II

Felipe de Borbón, Duque de Orleáns, coleccionaba insectos y monedas de todos los países. La reina de Cerdeña, Leonor de Arbórea coleccionaba halcones vivos. Giovanni Jacopo Casanova, fue un coleccionista no solo de mujeres, sino que muchas veces se quedaba con vellos púbicos de sus amantes. El zar Pedro III era un dentista aficionado, su colección de muelas y colmillos humanos llegó a calcularse entre 300 y 400 piezas. Carlos IV de España, coleccionaba relojes y el zar Pedro III, coleccionaba soldaditos de juguete.

.
Cleopatra

Se dice que Cleopatra escribió un tratado de belleza, desgraciadamente perdido, aunque se conocen algunos  fragmentos citados por Galeno, Aecio y Pablo de Egina. Se sabe que se pintaba los párpados de color verde, que  usaba pestañas postizas; los labios se los pintaba de carmín, y en azul las venas de su frente y de sus manos. Se bañaba en leche de burra mezclada con miel, y para disimular las arrugas de sus ojos usaba una crema a base de pulpa de albaricoque.

El Rey Sol, Luis XIV de Francia, sólo se bañó en dos ocasiones a lo largo de su vida y siempre bajo prescripción médica. También tenía la costumbre de conceder audiencias, sentado en el retrete real.

Napoleón Bonaparte trataba a damas cincuentonas cuando estaba soltero. En 1796 contrajo matrimonio civil con Josefina de Beauharnais, viuda de un aristócrata guillotinado durante la Revolución y madre de dos hijos, quien le llevaba varios años de edad. Esta diferencia la arreglaron alterando las actas de nacimiento de ambos.

.
Napoleon Bonaparte

La emperatriz Irene fue proclamada así, cuando ganó  un concurso de belleza. Se buscó por todo el imperio a las muchachas más bonitas para que una de ellas fuese elegida por el emperador como su esposa. Ganó Irene, que contrajo matrimonio con el emperador León IV, al que dio un hijo llamado Constantino. Cuando Irene quiso gobernar Bizancio en lugar de su hijo, éste se opuso, e Irene destronó a su hijo y le hizo sacar los ojos.

.
Felipe II

Felipe II, rey de España, fue gobernante del mayor imperio del mundo. Sus dominios se extendían desde la mayor parte de la actual Estados Unidos, todo Centroamérica y el Oeste de Sudamérica. Las islas Filipinas (que tienen un nombre dedicado al monarca) y sus alrededores. En Europa, además de España, los países bajos y parte de las actuales Alemania e Italia. En 1580 fue coronado rey de Portugal y de su imperio, formado principalmente por la costa Este de Sudamérica, las costas atlántica e índica de África, parte de la actual India y las islas Indonesias. 

Justiniano, emperador de Bizancio,  promulgó una ley por la que se condenaba a la castración a todos aquellos que resultaran culpables de actos homosexuales. El historiador Procopio de Cesárea, quizá el mejor historiador contemporáneo de los acontecimientos, afirma específicamente que Justiniano usó la ley como pretexto contra sus opositores.

.
Sha de Persia

Se tiene por cierto que en 1889 el Sha de Persia fue un huésped molesto. En el viaje que realizó a Londres, intentó comprar a la marquesa de Londonderry. En esa misma visita, cuando estaba en un salón lleno de gente junto al Príncipe de Gales, le dijo que si las mujeres presentes eran sus esposas, era mejor que las hiciera decapitar y después comprara otras más bonitas.

El rey Darío III tenía a su servicio 276 cocineros, 29 mozos de cocina, 13 pasteleros y 86 viticultores.
  En el año 695 Leoncio lideró una rebelión contra el emperador Justiniano II, al que hizo preso y mandó cortar la nariz, pensando que la desfiguración le haría indigno del trono. Tiempo después, Leoncio fue derrocado por Tiberio quien le sustituyó en la corona y a su vez ordenó que también le cortaran la nariz. Después de diez años de exilio, Justiniano II recuperó el trono en el 705 y mandó ejecutar a ambos.

.
Justiniano II

Carlos VII dejó de comer por miedo a ser envenenado y terminó muriendo de inanición.
 En el año 1014, Basilio II de Constantinopla decidió acabar con una guerra que enfrentó a su pueblo con los búlgaros durante cuarenta años. Para ello, dejó ciegos a la mayoría de sus 15.000 prisioneros y a otros 150 dejó sólo un ojo. Cada 100 prisioneros ciegos fueron guiados por uno tuerto en su camino de regreso a la capital de Bulgaria. Basilio II pasó a la historia como “Bulgaróctonos”, que significa “Matador de búlgaros”. 

La única referencia a los Tres Reyes Magos aparece en el Evangelio de S. Mateo (2, 1), en la que habla de unos magos que llegaron de Oriente para adorar al niño. No se dice que fueran tres ni que fueran reyes. Tradicionalmente se ha creído que fueron tres por los tres regalos que le trajeron (oro, incienso y mirra).

.
Los reyes magos