Preparando la Vianda escolar

 

Cada año al comenzar las clases, las mamás que tenemos hijos que almuerzan en el colegio, nos agarramos la cabeza tratando de pensar en alimentos nutritivos, variados y al alcance de nuestro bolsillo. El solo hecho de preparar la vianda escolar, resulta agotador, pero hay que pensar que la ventaja de que el niño lleve comida casera, es que podemos supervisar no solo el gusto, sino la nutrición equilibrada que le podemos brindar. Algunos colegios tienen buffet, pero no siempre las comidas resultan equilibradas, ni tampoco podemos controlar que los niños terminen comprando una hamburguesa o un pancho. Por eso, prepararles la vianda es importante y hay muchos detalles que debemos tener en cuenta.

a

La comida que los niños llevan a la escuela puede ser la causa de dolores de estómago, diarreas, fiebres o vómitos. El motivo es la contaminación por bacterias. Las bacterias que causan enfermedad alimenticia se reproducen con facilidad a temperatura ambiente. Preparar una comida para conservar sin inconvenientes a temperatura ambiente y ser comida horas más tarde requiere cuidados extras. Algunos alimentos necesitan mantenerse fríos y otros calientes.

 

Porque se contaminan

Para reproducirse, las bacterias que causan enfermedad alimentaria necesitan temperatura, y humedad adecuadas. Los alimentos húmedos que contienen proteínas son especialmente susceptibles al crecimiento bacteriológico. La manipulación del alimento con las manos o con utensilios sucios durante la preparación tiene más riesgo de propagar gérmenes a los alimentos.
Es decir que puede haber más riesgo de contaminación con ensaladas, jamón, pollo o huevo. Si elige fiambres para preparar sándwiches observe las fechas de vencimiento con mucho cuidado. Estos productos pueden contener bacterias frenadas a temperaturas de refrigeración y se multiplican al perder el frío.

Conservación

Es mejor guardar las comidas en una heladera para mantenerlos fríos, pero esto a veces no es posible. Las viandas o recipientes para alimentos, especialmente las más modernas mantienen los alimentos más fríos que una bolsa de papel. Enfriadores comerciales, un envase lleno de hielo o un refresco congelado ayudan a mantener frío el contenido del recipiente.
Aconséjeles a los niños guardar su comida en el lugar más fresco que puedan, nunca en una ventana al sol o en la mochila. Para mantener los alimentos calientes por varias horas, use un termo diseñado para mantener alimentos a esa temperatura.  Caliente el alimento lo más que se pueda antes de verterlo al termo.
El alimento todavía debería estar caliente al tacto en el momento de comer. Adviértales a sus hijos a tener cuidados ante los riesgos de quemaduras. Lave bien el termo después de cada uso y enjuáguelo por dentro con agua hervida antes de usarlo de nuevo.
Trate de proveerles recipientes adecuados a la edad de los niños y que si se rompen no produzcan lesiones.

a    a

Limpieza

Mantenga todo limpio mientras prepara las comidas para evitar la diseminación de gérmenes. Asegúrese que sus manos, los utensilios, las mesadas y/o los lugares donde prepare los alimentos estén limpios. Lave los envases para alimentos incluyendo el termo después de cada uso. Envuelva alimentos en envoltura limpia. Si elige bolsas use las diseñadas para este fin. Las bolsas usadas de las compras pueden estar contaminadas por insectos, bacterias y/ o derrames de otros alimentos u otros productos tóxicos como por ejemplo de limpieza o insecticidas.

Consejos a la hora de preparar la vianda escolar

  • Lavar bien las manos y utensilios
  • Mantenga todo limpio al preparar y guardar la comida.
  • Planee un menú balanceado con alimentos saludables que han sido preparados debidamente.
  • Asegúrese que las carnes hayan sido cocinadas completamente.
  • Mantenga fríos los alimentos fríos y caliente los alimentos calientes.
  • No permita que estos alimentos reposen a temperatura ambiente por más de dos horas
  • No use sobras perecederas, échelas a la basura. No consuma sobras que hayan reposado en el refrigerador por mucho tiempo.
  • Si prepara sándwiches tenga en cuenta que: Cuando agregue verduras de hoja (como lechuga o recula), deberá secarlas bien con papel absorbente para evitar que mojen el pan.

 

a a

Algunas opciones de comidas

Si el colegio de nuestros hijos cuenta con un buffet bien preparado y posee microondas para que los chicos calienten su comida, o tienen el espacio físico necesario para que puedan comer en una mesa con tranquilidad, podemos pensar en que lleven una lonchera térmica y nos da un abanico más amplio de posibilidades. Tenga en cuenta que la lonchera conserva el frío, no lo refrigera y por ello es importante que al colocar la comida en la lonchera esté a temperatura de heladera. Estas son algunas opciones:

  • En invierno o en los días más fríos, las sopas caseras son una buena opción para llevar en termos. De tomate, de choclo, de verduras son opciones saludables y fáciles de preparar. Se pueden agregar lentejas, fideos, arroz, sémola o avena para hacerlas más espesas y nutritivas. Se cocinan la noche anterior y una vez frías, se conservar en la heladera.
  • La pizza casera también es una excelente alternativa: agregar salsa de tomate casera con albahaca, una mozzarella magra y abundantes vegetales como pimientos, cebolla, zapallitos. Incluso se pueden hacer mini pizzetas con panes integrales o con pan árabe.
  • Incluir al menos una porción de frutas en la vianda. Se pueden llevar crudas (con la cáscara bien lavada), en ensaladas de frutas o en compotas.
  • Incluir una porción de verduras, que pueden ser crudas (una ensalada) o cocidas como un puré de zanahoria y calabaza, acelga a la crema, ensalada rusa (sin mayonesa), tortilla de arvejas, de espinaca o de papa, bocadillos de espinaca o acelga, un tomate relleno. También puede mezclarse junto a un plato de pastas: Fideos o ravioles con cubos de tomate, con brócoli salteado o ajíes.
  • Arroz con verduras, con legumbres (lentejas o porotos). O en croquetas.
  • Reemplazar las papas fritas e ingredientes de copetín ricos en grasa por opciones más saludables como, frutas secas, palitos malteados (grisines) y cereales listos para consumir.
  • Para asegurarse la ingesta de calcio, agregar quesos, yogures o postrecitos de leche.
  • Lo mejor para beber sin lugar a dudas, es el agua. Las gaseosas no solo hinchan su estómago y les quitan apetito, sino que también los deshidratan. Una opción puede ser el jugo de frutas.

 

Si a sus hijos les gusta cocinar, permítales participar del armado de sus viandas. Esto los mantendrá ocupados y será más gratificante para ellos preparar su propia comida.

 

a  a

Otras opciones saludables

  • Sándwiches con pan árabe, de queso, tomates cherry y lechuga. O pechuga de pollo, tomate y zanahoria.
  • Sándwiches con carne magra fría, (peceto).
  • Empanadas de verdura, pollo o carne.
  • Fajitas con pollo, lechuga, zanahoria y queso.
  • Tartas de jamón y queso, choclo o verduras.
  • Arroz con tomate, atún y choclo. Arroz con palmitos y tomate.
  • Croquetas de papa o arroz.
  • Fideos con dados de queso por salut o de tomate.
  • Tortilla de espinaca o de papa.
  • Zapallitos rellenos con arroz, queso o carne picada.
  • Budines de calabaza, espinaca o zanahoria.
  • Patitas de pollo rebozadas con puré de papa y calabaza.

 

Últimos Consejos

Las viandas deben ser nutritivas y variadas. Siempre acorde al gusto de nuestros hijos, por supuesto. Las frutas, las verduras, los lácteos, las carnes, los carbohidratos y el agua, componen la base fundamental del menú diario de los niños en su etapa escolar. Una alternativa práctica es prepararlas en función de lo que se comió la noche anterior.

a

No use mayonesa, ya que no dura mucho fuera de la heladera y se contamina muy fácilmente con Salmonella. Es preferible que los chicos lleven los sobrecitos de aderezo por separado y los usen en el momento. Incluya frutas frescas, pero no las corte ni las pele porque se oxidan. Lávelas muy bien. Tenga en cuenta que aportan vitaminas y el azúcar natural esencial para la etapa de crecimiento.

Evite las golosinas, que lo único que harán, es quitar el apetito a los niños. Es preferible darles, una barrita de cereal o cereales sueltos listos para comer, como hojuelas de maíz. No olvide hacer el plato visualmente atractivo. Recuerde que la comida entra por los ojos (en especial en los niños). Es bueno preguntarles qué les gustaría comer o si les gustó lo que llevaron de almuerzo.