Tipos de abonos

                                           

Ya falta poco para salir del invierno y es tiempo de ir preparando las tareas que nos ocuparán la primavera en el jardín. Una de ellas es el abonado de las plantas, pero como saber que plantas necesitan abono y en que momento?

 

 

Las plantas extraen su alimento del agua del suelo y el oxígeno, el hidrógeno y el carbono, del aire. Pero para completar su alimentación necesitan utilizar ciertas sustancias químicas simples del suelo llamados : nutrientes vegetales. Los fertilizantes y abonos se encargan de entregar y devolver a la tierra los nutrientes necesarios para el adecuado crecimiento de plantas, árboles, prados y arbustos. Todos los suelos poseen una cierta cantidad de nutrientes vegetales provenientes de la parte mineral del suelo, (arena, arcilla, etc.) y del humus generado por el reciclaje de materias vegetales y animales caídas sobre la superficie (hojas, flores, raíces muertas, etc.). Pero cuando se cultivan las plantas, el equilibrio se altera, porque el proceso de reciclaje natural de los elementos esenciales del suelo es más lento de lo que demora la planta en utilizarlos.


De estos nutrientes que se pierden hay tres principales: El nitrógeno, el fósforo y el potasio. Por eso es importante devolverlos al suelo para el crecimiento de nuestras plantas.

EL NITROGENO, promueve el crecimiento de la planta, cuando las hojas están amarillas, significa que falta este nutriente. EL FOSFORO, favorece la maduración de las flores y los frutos. Incrementa el perfume y la fuerza de los tallos y raíces. La falta del mismo se ve cuando la planta está mas oscura de lo habitual y florece poco. EL POTASIO es el responsable de la multiplicación celular y la consecuente formación de tejidos resistentes a las heladas y sequías. Si potasio las plantas muestras hojas amarillo-amarronadas o verde pálido con manchas marrones.



Tipos de fertilizantes


Hoy en día existen fertilizantes específicos, prácticamente para cada tipo de planta, de todas maneras ante la duda de no saber cual usar, se puede optar por un producto equilibrado estándar, para no correr riesgo de equivocarse. Se dividen en dos grandes grupos: Orgánicos y Minerales (o inorgánicos).


 

Abonos Orgánicos

Los abonos orgánicos aportan de todo, pero en poca cantidad y lentamente. Sus beneficios son más como mejorantes de la tierra al formarse humus, que como suministrador de nutrientes.

 

 

 

 


Estiércol: Son las deposiciones de los animales. Los hay de vaca, de oveja, de caballo, de cabra, de gallina y hasta de murciélago.


Compost: Es un material obtenido a partir de restos vegetales y otras materias orgánicas sometidas a un proceso de compostaje. Puedes hacer compost casero con los residuos vegetales del jardín y de la comida.


Turba:hay dos tipos de turba: la turba negra, que es la mas común y la turba rubia, que es mucho mas ácida, con un ph de 3,5. Se emplean mucho como base para preparar substratos para macetas y para hacer semilleros. También son buenas para adicionar al terreno. 


Extractos húmicos: Estos productos son menos conocido por el aficionado. Su uso en horticultura intensiva es creciente. Se trata de ácidos húmicos y fúlvicos extraídos de sustancias orgánicas. Son sustancias muy buenas para al suelo.


Abono verde: Consiste en cultivar una leguminosa para enterrarla y que aporte nitrógeno al suelo.


Otros abonos orgánicos son los huesos triturados, cuernos, harina de sangre, lodos de depuradora, restos de cosechas, paja enterradas y abonos verdes.



 

Abonos minerales

Los abonos químicos o minerales lo único que aportan son nutrientes puros y duros, ni humus ni mejora del suelo en otros aspectos como hacen los abonos orgánicos. Eso sí, enriquecen de minerales el suelo y las plantas disponen de alimento en cantidad rápidamente.

 

Fertilizantes minerales convencionales: Urea (45-0-0), Nitrato amónico (33-0-0), Sulfato amónico, Nitrato sódico (Nitrato de Chile), Superfosfato, Cloruro potásico, 15-15-15 (triple 15), 35-15-0, 13-0-44, etc.


Fertilizantes organominerales: Es una mezcla de materia orgánica con nutrientes minerales (Nitrógeno, Potasio, Magnesio, Manganeso, etc.). Vienen normalmente granulados. Ideales para realizar una fertilización completa en el abonado de fondo en todo tipo de cultivos.


Fertilizantes de lenta liberación: Se caracterizan porque se disuelven poco a poco y van liberando los nutrientes a lo largo de varios meses. Son más caros que los convencionales, pero duran más.


Correctores de carencias: Hay unos fertilizantes especialmente diseñados para corregir cualquier carencia concreta de un elemento o de varios a la vez que se pudiera presentar. Por ejemplo, si hay una carencia de Hierro, cobre, magnesio o calcio, existe un producto rico en este elemento.




 

Abonos caseros


Podemos aprovechar los desechos que se generan en casa para abonar nuestras plantas también. Las cáscaras de huevo machacadas, son ricas en calcio, se pueden echar en la tierra una vez al mes, siempre que se trate de plantas que necesiten cal, nunca con Azaleas, Hortensias y demás plantas acidófilas. El agua de cocción de las verduras está llena de vitaminas y minerales, muy necesarios para el crecimiento de las plantas. A la hora de cambiar el agua de un florero, también se puede utilizar para regar.

 

 

La infusión de té frío resulta un buen reconstituyente para las plantas que se encuentran mustias. La borra que sobra del te, se coloca sobre el sustrato y sirve de abono para las plantas ácidas, su efecto se nota pronto principalmente en los helechos. La ceniza de la madera es un excelente abono, ya que contiene una elevada proporción de minerales.


 

Abonos especiales y Bioactivadores

En el mercado podemos encontrar diferentes abonos específicos para cada tipo de plantas como coníferas, rosales, césped, cactus, plantas de interior o azulador de hortensias (hierro), por ejemplo.


A su vez existen los bioactivadores, que son poco conocidos en jardinería. Tienen la capacidad de vigorizar y estimular las plantas y cultivos, ya que actúan sobre el metabolismo de las mismas, para que toleren situaciones como sequías, heladas, trasplantes o plagas. Son complementos del abonado mineral y se aplican a las hojas y a las raíces. Ellos son los extractos de algas, los aminoácidos y los polisacáridos.


 

Presentación

Abonos Líquidos: El abono líquido tiene varias ventajas: es más fácil de aplicar mezclado con el agua de riego y es el que la planta absorbe con más facilidad y rapidez. Resulta muy adecuado su utilización para las plantas de flor en maceta, tanto de interior como de terraza y jardín.


Abonos foliares: se aplican pulverizando sobre la planta. El abono foliar se usa como complemento al abonado de fondo. Se rocía sobre las hojas y su efecto es muy rápido. Aporta nitrógeno, que favorece su aspecto. Se usa para dar vigor a la planta y prevenir plagas. Es útil para plantas de hoja verde siempre que no estén recubiertas de pelusa, (como la violeta africana).


Polvo: Los abonos en polvo o cristales son de efecto rápido. Pero si no se diluyen bien en el agua de riego, puede quemar la planta.No son muy aconsejables, ya que su manejo es complejo. Actúan mas rápido que los granulados.


Granulados: Presentan unas partículas de 1 a 4 mm. Permite un manejo mas cómodo y una dosificación mas exacta.


Gel, pastillas o bastones: Son muy completos y nutritivamente balanceados, hay para plantas con flor como para las de hoja. Los bastones se entierran en la tierra y se liberan lentamente.



 

Reglas básicas


Como regla general, se puede saber si una planta necesita abono cuando las hojas amarillean y caen, enferma con frecuencia, no crece, no llega a florecer o produce flores muy pequeñas. Y el momento ideal para alimentar a las plantas es sólo cuando están creciendo, en su fase de desarrollo activo, que generalmente se produce entre la primavera y verano.

 


A la hora de hacerlo es mejor abonar con más frecuencia pero en menor cantidad. Una demasía de fertilizante es difícil de rectificar; siempre será más fácil añadir un poco más, que salvar el exceso. Al aplicar el fertilizante no se debe mojar las hojas ni los tallos, y, por supuesto, tampoco las flores. Si se da el caso que la planta está afectada por alguna enfermedad debe recuperarse ante de empezar a abonarla. No abonar nunca una planta enferma.


Las plantas recién trasplantadas o compradas recientemente sólo podrán abonarse transcurridas unas seis semanas. Hasta entonces los nutrientes que posee el sustrato serán suficientes. Si un ejemplar está muy seco es conveniente regar antes de abonar, si una planta recibe abono sobre el cepellón seco el abono podría quemar las raíces. Tampoco es recomendable abonar en invierno,salvo que la planta esté en flor y lo precise y hacia el final del mismo.



La primavera es el mejor momento para abonar las plantas en flor. También se debe usar fertilizante en el momento de sembrar. Los árboles no suelen abonarse mucho, pero en suelos pobres en nutrientes si se puede hacer una vez al año, o al menos cada dos años. Se puede aportar alrededor del árbol, unos 2 kg. de abono orgánico y mezclar un poco con la tierra, o extender unos 80 gramos de abono mineral de lenta liberación. El abonado orgánico se realiza a final del invierno/principio de primavera y si es abono mineral, en primavera u otoño.

 

 

 

Significado de los números en los envases

Los tres números indicados en los envases, indican el porcentaje de nutrientes EN PESO, contenido en el paquete. El orden en que aparecen, es una convención universal. El primero corresponde al nitrógeno, el segundo al fósforo y el tercero al potasio. Por ejemplo: un envase rotulado " 16-4-8" contiene 16% de nitrógeno, 4% de fósforo y 8% de potasio. El 72% restante es generalmente material de relleno inerte, como pelotitas de arcilla o piedra caliza granular, que ayudan a repartir el fertilizante de manera más uniforme sobre el suelo. Un fertilizante que se ajusta a muchos tipos de plantas es el 10-10-10.




Espero que con estos datos, vaya pensando que nutrientes necesitan sus plantas para empezar con todo esta primavera.



Hasta la próxima!!

Lorena Hidalgo