El algarrobo “Abuelo”

por Lilian Capurro

 

En San Luis, más precisamente en la villa de Merlo, podemos visitar el algarrobo “ABUELO” (Prosopis Chilensis) una variedad de algarrobo blanco.

a


Se calcula la edad de este árbol en mucho más de 800 años.
Según cuenta la leyenda la ubicación de este algarrobo fue rodeado por conanas, construcciones bajas de piedra, cuya función  no era solo de mortero, sino más bien como  indicadores de la posición planetaria (estaciones), información necesaria para el cultivo. Estos restos nos permiten asegurar la existencia de un asentamiento, con base  agrícola, teniendo en cuenta la falta de agua y el tipo de suelo seguramente fue  habitual la dispersión estacional de sus pobladores.
Los vestigios de esas conanas, pudieron nuclear un centro de actividades extractivas donde se procesaban minerales y fundamentalmente la molienda de los granos, además de ser una importante zona de cultivo. A la que ofreció su sombra este magnifico ejemplar de algarrobo, por ese entonces apenas niño.
Mas próximo en el tiempo, se asientan en el lugar la familia Agüero, de origen español. Hace algo más de 200 años
.

a a

En una foto podemos observar a Antonio E. Agüero, a un extremo del árbol, demostrando la pequeñez humana ante la fuerza de las ramas que se inclinan hasta tocar la tierra y vuelven a elevarse al cielo. Antonio Agüero fue un poeta nacido en 1917 y fallecido en 1970, quien compone la “Cantata del Abuelo Algarrobo”, en la que podemos leer:

“Padre y señor del Bosque,
abuelo de barbas vegetales,…
hace mil años la paloma trajo
la menuda simiente por el aire
y la sembró donde Tú estas ahora
sosteniendo la Luz en tu ramaje
y la Sombra también cuando la noche
en larga lluvia de luceros cae.”

En el folleto explicativo, el título es “El Algarrobo de los Agüero”, a mi me hubiera gustado que fuera nada menos y nada mas que el Algarrobo. Sin afán de posesión, crece en la tierra sin mapas ni ciudades, como testigo de otros pobladores,  de otras lenguas, de otras historias y nuestras interpretaciones pueden ser variadas pero la imponencia de este algarrobo sobrepasa la pertenencia de la tierra por parte de los Agüero, por su autoridad y permanencia, podríamos decir Los Agüero del Algarrobo, entre los muchos nombres y apellidos que habrán pasado por su abrigo y su sombra.
Ha sido testigo; este árbol, de las múltiples ceremonias,
  nacimientos, casamientos, despedidas y reencuentros, según la época fue templo, corral, posta, patio de baile en las fiestas familiares y plaza de armas para las tropas de Chacho Peñaloza.
Hoy se lo reconoce como lugar de meditación y registro histórico, como centro de visita turística, como especie espectadora del paso del tiempo y de la gente
.

Padre y Señor del bosque
Abuelo de barbas vegetales,
Algarrobo natal. Torre del cielo.
Monumento y estatua de follaje.
Hijo del sol y de la tierra, unidos.
Corona real para la sien del aire.
Árbol de luz. Espejo de los siglos.
Dios vegetal de corazón fragante.

 

El 28 de agosto de 2009, la Universidad de la Punta (ULP), plantó un retoño del algarrobo abuelo en su predio en conmemoración  del día del “Árbol Nacional”. El autor del proyecto Héctor Cacace manifestó:
"Con el objetivo  de crear un nuevo símbolo para la provincia en el 2001 se presentó el proyecto ‘Hijo del Algarrobo Abuelo', que es un proyecto, que por sus características, tiene la posibilidad de durar a lo largo del tiempo y compartir su historia con todas las personas que nazcan en la provincia", además "El Algarrobo Abuelo, ubicado en el Valle de Merlo (Piedra Blanca),  tiene alrededor de 1.000 años, los investigadores más arriesgados dicen que tiene 1.170 años. En realidad no hay ningún método de investigación que nos permita descifrar la edad sin dañarlo, es por ello que sólo hay hipótesis de su edad", y agregó: "Este árbol fue testigo de nuestra organización política y social; aborígenes, conquistadores y próceres, se han reunido bajo su sombra”.

Lilian Capurro