Aspidistra…. una planta antigua que vuelve a estar vigente

Por Nelly Peri

 

Decoró los interiores de las casas de nuestros abuelos y también los patios y jardines.

Dejó de prestársele atención por mucho tiempo hasta que alguien recordó la belleza y nobleza de esta planta.

Vuelve a estar en los viveros y se la recomienda por su ductilidad, pues se la puede situar tanto en el interior como en el exterior.

 

Especialmente decorativa, luce elegante por poseer un follaje tupido, hojas alargadas y anchas, coriáceas, de color verde oscuro brillante en una variedad y en otra más llamativa, presenta las hojas rayadas blancas y verdes (variegada). Alcanza un porte de 60 a 80 cm.

Posee flores insignificantes, sin valor ornamental, que salen en la axila de la hoja a nivel del suelo y en color marfil.

Ideales para ambientes poco luminosos, en los cuales otras plantas no sobrevivirían.

 

Tuve una en el living de mi casa durante años, sólo recibía luz los fines de semana, cuando yo no trabajaba. Luego la instalé en un macetón en el parque, donde luce igualmente hermosa. Conseguí la variegada y la situé en el otro extremo para realzar el panorama. Ameritan estar en macetas altas tipo ánforas. Pero también pueden plantarse en tierra a la sombra.

La condición para crecer lozanas es situarlas a la sombra, NUNCA AL SOL que les quema las hojas.

 

Garantizada por su resistencia y robustez, no es exigente en cuanto al suelo. El riego debe ser moderado, algo más frecuente en verano y el abono espaciado.

Se multiplica por división de matas a fines del otoño.

El trasplante a un recipiente más amplio se efectúa también en otoño.