Bulbosas

 

¿Qué es una bulbosa?

El término de bulbosa abarca un amplio abanico de plantas, todas las cuales tienen órganos subterráneos de reserva.

El ciclo anual consiste en:

  • Un período de crecimiento, cuando la planta consume las reservas almacenadas en el bulbo.
  • La floración y la formación de semillas.
  • Un período de reposo, durante el cual las hojas de muchas bulbosas se marchitan y la planta queda en estado latente.

Los aficionados las denominan a todas simplemente “bulbos”, pero los técnicos hacen diferencias muy significativas entre las mismas.

a aa
              Tulipán                                                        Narciso

Tulipanes, narcisos, jacintos y azucenas, se cuentan entre las muchas plantas ornamentales que son bulbosas auténticas.
En ellas, la cebolla (parte abultada), se compone de escamas muy apretadas que nacen de un disco basal. Las escamas son hojas modificadas en las que se acumulan el tejido de reserva.
Cuando la planta crece, se nutre de la reserva de los cascos, por lo que el bulbo reduce su tamaño. Cuando termina el crecimiento activo, un proceso inverso devuelve nutrientes de la parte aérea para su almacenamiento en los cascos del bulbo para la siguiente estación. Por este proceso de inversión, es importante no cortar las hojas de las bulbosas tras la floración.  Conviene dejarlas marchitar naturalmente. Por otro lado, la freesia, los gladiolos, los sparaxis, la tigridia, los crocus y la acidanthera, aunque se parezcan superficialmente a las bulbosas, se conocen correctamente como cormos. Cubiertos generalmente con una piel, como de papel, son más bien planos, redondeados. Después de florecer, los cormos se marchitan, pero se ven sustituidos por otros formados durante la estación de crecimiento.

Las tuberosas, son modificaciones de las raíces de ciertas plantas, como el cyclamen, las begonias tuberosas y la gloxinia.

Los tubérculos, son órganos de reserva que se depositan en las raíces tras sufrir una modificación y son capaces de producir una planta a expensas de sus reservas. El ejemplo más característico es la dalia.

Los raizomas, son tallos subterráneos engrosados, que se extienden horizontalmente. En el extremo de los raizomas se forma un abanico de hojas anchas y aplanadas. Los lirios barbados o iris germánicos son bellos exponentes. Los lirios abarcan ejemplares de grandes flores de un 1m de altura, hasta diminutas formas alpinas que asoman al ras del suelo. (También hay lirios de bulbo).

a a a
                Crocus                                 Azucena                          Cyclamen

¿Cuándo plantar?

Para obtener buenos resultados, se deben plantar en la estación que les es adecuada.
Narcisos, jacintos, freesias, sparaxis, se plantan a principio del otoño.
Los tulipanes a fines del otoño.
Las azucenas, aunque son de florecimiento veraniego, es mejor plantarlas en otoño (se pueden plantar hasta principios de primavera).
Los gladiolos se plantan a mediados de la primavera.
Los lirios se dividen y se transplantan hasta finales de abril. El mejor momento es seis semanas después de la floración, dejando la mitad superior del rizoma al descubierto.

¿Cómo vamos a plantar?

Lo más importante es el acondicionamiento del suelo. En nuestra zona contamos con una buena tierra humífera. La mejoraremos con materia orgánica vegetal, (mantillo, turba), arena de río o harina de huesos, mezclando bien.
Si el agua se estanca, se pudrirán los bulbos, de manera que al colocarlo en macetas hay que poner en el fondo una capa de canto rodado para el buen drenaje del agua.
Si se planta en tierra, es mejor elevar el cantero rodeándolo con piedras, ladrillos o lajas, para facilitar el escurrimiento del agua. La altura mínima es de 15 cm. Esto es muy importante si se plantan lirios o iris.
En cuanto a la luminosidad, cualquier sitio del jardín será bueno para las bulbosas de primavera: en un lugar soleado, a media sombra o a la sombra.
Al plantarlos, la base de los bulbos debe estar en estrecho contacto con el suelo. Si quedase un hueco, el agua acumulada en dicho hueco, puede cubrir el bulbo, pudriéndolo. Es útil para evitarlo, colocar los bulbos sobre un lecho de arena.

a

 

¿Qué podemos plantar?

Los bulbos de flores permiten tener floraciones durante casi todo el año, según la variedad que plantemos. Las especies que se plantan en otoño comienzan a florecer desde fines de invierno y principios de primavera.
Por ejemplo: crocus, jacintos, narcisos, tulipanes, muscari, freesias, clivias, cyclamen.

A mediados de octubre y hasta diciembre florecen los lirios altos, los medianos hacia fines de septiembre y los enanos en septiembre.
Los hemerocalis florecen todo el verano, pero hay especies que florecen en distintas épocas, (como septiembre y octubre).
A la llegada de la primavera, contamos con anémonas y marimonias (ranúnculus), ornithogalum sparaxis y gladiolos. En verano florecen las tigridias, agapanthus, begonias tuberosas, croscomias, iris, ixias, cannas, (achiras), lilium, dalias y amarilis (hippeastrum).

a a aaaa
              Hemerocalis                       Dalias                                Lirios

Hay especies que se consideran como plantas- estrella. Los lilium y los amarilis realmente son espectaculares cuando florecen. Los primeros pueden plantarse de dos o tres bulbos por maceta, quedan mejor en grupo y es más llamativa su floración. Según la variedad, es la profundidad de plantación, se recomienda seguir las instrucciones del envase de venta.
Los amarilis tienen que ser plantados de modo que la mitad superior del bulbo asome de la tierra, y el recipiente en que se plante debe tener un margen de 2 cm. alrededor del mismo. Sus flores rosadas, rojizas y otras veteadas, tienen una gran duración y suelen dar dos varas con cuatro flores cada una, muy decorativas. Se dan otros colores: blanco y rosada fuerte, pero que no han llegado e nuestro mercado todavía. Las bulbosas no son difíciles para cultivar solo hay que animarse. Comenzar por las más comunes y luego experimentar con especies menos conocidas.