El Clavo de Fuego….. un arbusto muy vistoso!!!

 

Por Nelly Peri

 

Su nombre específico es ODONOTEMA STRICTUM.

A fines de marzo visité la provincia de Salta, la linda, adjetivo muy merecido. Aparte de los hermosos paisajes, su catedral imponente en el interior, los museos y las artesanías, llamó mi atención un arbusto frecuente en paseos y patios.

El Clavo de Fuego se destaca por su altura, ya que llega a los 2 metros, y por sus llamativas flores de color rojo que cuelgan en largos y vistosos racimos.

 



La ramificación erguida y compacta le otorga un porte erecto.

Las hojas, oblongas, entre 7 y 12 cm de largo poseen un color verde oscuro brillante.

Las flores resaltan por su tono rojo escarlata y tienen forma de tubo de 2 a 3 cm de largo y están dispuestas en racimos terminales (inflorescencia). La forma tubular permite que la visiten los colibríes.

Es una especie de crecimiento rápido que florece desde mediados del verano a fines del otoño.

De origen centroamericano, se adapta muy bien al clima de nuestro país

 

 

Es rústica porque se amolda a distintos tipos de suelo; es resistente a las sequías y no la atacan las plagas. Se desarrolla tanto al sol, como a media sombra o sombra completa, floreciendo bien.

El riego debe ser moderado y el suelo tiene que tener buen drenaje.

Se propaga en primavera por medio de esquejes. A los mismos se les eliminan las hojas inferiores, se les recortan a la mitad las hojas superiores y se entierran hasta 2 ó 3 nudos.

En cuenta a la Poda, es aconsejable que sea fuerte cada 2 ó 3 años y en primavera.

Quedé enamorada de este arbusto y al regreso traté de conseguirlo.

Mi vecina Teresa, cultivadora de jóvenes 92 años me invita a su jardín para ver una planta que propagó con un gajo que había traído de un lugar termal.

¡¡¡Y ahí estaba maravilloso el CLAVO DE FUEGO!!!

Generosa cómo siempre ya me ofreció una estaca. ¡¡¡Todo un privilegio!!!

Con el tiempo les voy a contar que pasó con mi Clavo de Fuego.