Los conejitos o boca de dragón

por Nelly Peri.

 


Los conejitos o boca de dragón son graciosos, decorativos y generosos en su forma.


En los viveros hallaremos sobrecitos con semillas, bajo el nombre científico de ANTIRRHINUM.

 



Hay especies de mayor altura y otras bajas. Van desde 1 metro, intermedios a .45 cm y enanas de .15 a 22 cm

Este último grupo se emplea para bordear macizos, en jardineras o para crear alfombras florales.


En el tallo subleñoso, con hojas ovales o lanceoladas, luce flores en trompeta, en racimos de variados colores y formas.


Muy nobles y duraderos, producen infinidad de semillas que solas se resiembran.


Se recolectan para obtener nuevos ejemplares y así también economizar.


Necesitan una exposición soleada y temperatura cálida, pero funcionan bien en Mar del Plata.


El suelo ideal es uno humífero y permeable. Antes de plantar realizar un abonado.

 

  


Riego frecuente, pero si observamos hojas que amarillean, espaciarlo.


No regar sobre las flores.


Florece desde mediados del verano a mediados del otoño, lo que garantiza presencia de color por un buen lapso.


Brindan una amplia gama de tonos y los hay también matizados.


Cuando la planta alcanza unos 8 cm de altura, se puede pinzar el ápice de crecimiento para favorecer su ramificación y obtener matas más compactas.



En mi jardín aparecieron un día. Algún vecino los cultivó y el viento trajo las semillas. Por ahí asomó uno blanco-amarillento, por allá uno rosa y otro naranja.

Se resiembran todos los años porque saben que son bienvenidos!!!