Hedychium flavescens: .

un perfume dificil de olvidar..

 

 

Durante mucho tiempo tuve en el jardín de mi casa una planta que me había regalado mi mamá. Ella la tenía en su parque y la había plantado hace muchos años. Según me ha contado se la regaló una señora que vivía en una estancia en las afueras de la ciudad. Pasaron muchos veranos sin que nos floreciera a ninguna de las dos y este año me sorprendió gratamente con unas perfumadas y exóticas flores, que sinceramente pocas veces vi a lo largo de mi vida floricultora. Les presento a la hedychium flavescens, mejor conocida como “jenjibre amarillo”

 

 

Esta planta es nativa del Himalaya y se ha introducido en muchos lugares de todo el mundo como una planta ornamental, para posteriormente, adaptarse y convertirse en una maleza de gran importancia económica en países con climas tropicales, cálidos y húmedos. Su dispersión es facilitada por la regeneración vegetativa de sus rizomas densos, lo que le permite cubrir grandes extensiones de tierra, por lo que hay que controlar su propagación. Es una planta de floración perenne y pertenece a la familia del jenjibre, de allí su apodo.



Conocido también como guirnalda lirio de crema, es extremadamente tolerante a la sombra y prospera en una amplia gama de suelos. Dado que tiene la capacidad de regenerar incluso un pequeño fragmento de sus rizomas, es que sobreviven a la trituración, a la inmersión en el agua de mar, e incluso a años fuera del suelo, por eso decimos que es invasora y de dificil exterminio.

Sus tallos llegan hasta los 2.50 m y son varas semiflexibles con hojas de forma elíptica de 20-50 cm de largo. Sus flores salen de una inflorescencia que tiene una punta oblonga con brácteas de 2 a 4 cm que contienen entre 4 y 5 brotes. Estas flores con tres pétalos en forma de cuchara, son de color blanco cremoso a amarillo pálido o amarillo/blanco, sumamente fragantes y con estambres amarillos. Su aroma nos recuerda a una mezcla entre el jazmín y la albahaca.

 

 

Esta planta prefiere los suelos húmedos y bien drenados, preferentemente a a la semisombra. Comienza a florecer a finales del otoño hasta principios del invierno. Las flores no duran mucho tiempo una vez cortadas, solo dos o tres días pero perfuman intensamente el ambiente.

Se reproduce por división de los rizomas al terminar la floración, o dejando caer la semilla una vez que se seca la flor. La semilla es roja y carnosa; y suelen ser los pájaros quienes las transportan lejos, además no suelen durar guardadas, por lo que conviene plantarlas lo mas rápido posible una vez obtenidas. Como les comenté anteriormente su sistema de rizomas y raíces es altamente invasor, por lo que conviene controlarla para que no nos dañe otras especies cercanas.

 

 

Debo confesarles que no se porque tardó tanto tiempo en florecer, pero trataré de disfrutar de su rareza y fragancia los mas que pueda mientras duré en mi jardín.




Hasta la próxima!!

Lorena Hidalgo