Poda

Tratare en este artículo la poda, la poda abordada desde las consecuencias de las acciones que realizamos a las que llamamos “poda”. Me gustaría  que reflexionemos a cerca de  la necesidad o no de la poda, el tipo de poda y porqué podar.

.

En una sociedad consumista la naturaleza es una mercancía más, y cuando hablo de naturaleza no aíslo a la vegetación como producto  que no puede expresarse.  Los animales y el hombre, somos, nos guste o no una mercancía también. Nos dejamos llevar por los comentarios o el deseo poco claro que los medios (sociedad en general) nos inculcan. Limpieza, orden.  Escucho a la gente, molesta por el otoño y las hojas de los árboles y arbustos caducos que exigen podas extremas a los podadores, jardineros, o simplemente maridos o hijos voluntariosos.

Cada verano es más calido, y aparentemente lo será a futuro por el “calentamiento Global”, si podamos las copas de los árboles como muchos lo hacen, al ras,  (mutilando) dejando el tronco principal sin ramas laterales (horizontales al tronco), pronto reduciremos el árbol a menos que un arbusto y su función será totalmente obstaculizada, reducida, NULA.
Cuando el espacio es reducido, podría ser un frente o un fondo de una casa,  nuestros árboles deben ser pensados por el volumen que ocuparan cuando sean adultos; lo cual nos lleva a tener idea de futuro y limita que tipo de árboles y arbustos plantar.

Hace tiempo, recordaran los memoriosos, para diciembre estaba de moda la compra de pinos (picea) o en su defecto cedros, los que permanecían unos años en macetas como vivos pinos de navidad, adornados y a veces dañados por la temperatura de las luces que los circundaban. Finalmente  concluían plantados en los frentes y al cabo de ocho o más años cubrían el espacio disponible y eran extraídos. O en los fondos de las casas, ensombreciendo el patio en invierno y manteniendo la humedad por falta de sol.
En el caso de los cedros cuya altura supera los 20 m y su diámetro puede ser de 10 y más metros, solo se considerará su colocación en un espacio donde su sombra permanente no moleste, y el  crecimiento se produzca durante la vida del árbol que puede ser de 500 años y más.

Somos nosotros quienes los compramos y plantamos, y es nuestra responsabilidad  mayor plantarlos ya que el extraerlos será solo una consecuencia de nuestra irresponsabilidad al momento de plantarlos.

.

Podaremos para:

  • Impulsar el crecimiento (ramas , hojas, flores, frutos)
  • Mantener la forma (sombra, estética)
  • Mantener la salud (el entresacado de ramas internas permite el paso del aire, contribuye a la resistencia hacia enfermedades)
  • Rejuvenecer (muy practicado en arbustos perennes añosos)

Podaremos durante todo el año. Si, leyó bien.

  • A principios de verano: Las plantas crecen favorecidas por el clima benigno, momento adecuado para podar cercos; como también árboles y arbustos  que florecen  en primavera sobre ramas de la temporada anterior.(lilos, spireas). Entre  los que florecen sobre ramas del año, se encuentran los que lo hacen sobre ramas desnudas y luego de florecer se pueblan de hojas (prunus, membrillo de adorno, forsytia). Se los poda luego de florecer.
  • A fines del verano: El crecimiento de las plantas comienza a menguar, posibilitando el recorte de  las caducifolias. Algunos autores  consideran a este período  como el más propicio para la poda de frutales, dado que disminuye la formación de yemas ramosas (dan origen a ramas) y foliares (originan hojas), y por el contrario si se poda se estimula la producción de yemas floríferas origen de los frutos de la próxima temporada.
  • A fines de otoño: Se podan rosales, y se realiza la poda de limpieza en las caducifolias. En otros climas mas benignos también se podan rosas chinas, hortensias y budleias que, al caerse las hojas, queda la estructura al descubierto y se hace más simple identificar las ramas a podar.
  • A finales del invierno: se podan los rosales más delicados que pudieron ser afectados por heladas. Se cortan los brotes y ramitas débiles
  • En primavera: se extraen los chupones, retoños de raíz en las plantas injertadas, las ramas mal orientadas o simplemente que nos molestan al paso, la vista. Entre septiembre y octubre antes del cambio de hojas, se podan las plantas perennifolias, las que mantienen hojas durante todo el año.

El desconocimiento de las particularidades de cada planta, sus necesidades en relación al suelo, requerimientos nutritivos, hídricos y su crecimiento, han producido por largo tiempo la fijación de mecanismos de poda inconvenientes.

Tipos de poda

Recomendaciones: primero observar la planta, el lugar donde esta ubicada, las vistas, sus ramas, la altura y densidad.
Si es un arbusto y su desarrollo se nos ha ido de las manos, tener en cuenta que tal vez una poda de rejuvenecimiento cada unos 10 años  lo mantendrán  frondoso y lozano.
Si se trata de herbáceas perennes y gramíneas, las cuales florecieron  primavera, verano y otoño, a fines de otoño será buen momento para  podar al ras (dejando unos 15 – 20 cm por sobre el suelo).

 

.   .

PRIMERA ETAPA                                     SEGUNDA ETAPA

 

Lilian Capurro.