Tareas de otoño


Ya entramos al otoño y tenemos que ocuparnos del jardín antes que las lluvias del invierno nos obligue a refugiarnos dentro del hogar. Esta época es ideal ya que la tierra aún esta caliente por el verano, de manera que las plantas tienen todavía tiempo para aclimatarse antes de las heladas.

Hay varias tareas que podemos y debemos realizar en otoño por el bien de nuestras plantas:




Plantación y trasplante


Se pueden plantar tranquilamente nuevos ejemplares, ya que será la última oportunidad de poner color en el jardín. Para las rosas es el momento ideal de plantación antes de los fríos. Se pueden plantar en esta época bulbos de tulipanes, narcisos, crocus, jacintos,o ranúnculos, entre otros, para que sus flores germinen en primavera. (Puede buscar el artículo sobre bulbos en la sección jardinería).

El otoño también es buena época para transplantar los árboles de hoja caduca. (Para los perennes hay que esperar salir del invierno)


Riegos

El riego debe ir espaciándose cada vez más y dependiendo de la lluvia se pueden suspender totalmente. Compruebe que las macetas tengan bien el drenaje para que no retengan agua por demás.




Corte de hierbas, arbustos y matas

Cuando los arbustos amarillean, sus troncos se doblan hacia el suelo, ha llegado el momento de recortarlos. Esto es así porque las plantas están devolviendo la savia a sus raíces para prepararse para pasar el invierno. Si no se recortan, pueden debilitarse. Por lo general los arbustos pueden recortarse hasta una cuarta parte de su tamaño total. También conviene podar los cercos por última vez, tratando que no queden huecos pues no volverán a crecer hasta la primavera. Hay que podar ramas muertas y secas. Es la estación ideal para podar frutales, así se disminuye la formación de yemas que dan origen a las ramas y se estimula la producción de las yemas que darán flor en primavera.

Hacia el final del otoño se podan los rosales y se limpia de ramas muertas las plantas caducifolias (que perderán sus hojas en invierno), también hortensias, hibiscus y budleias.



Césped

En invierno, la humedad, las bajas temperaturas y la debilidad del sol afectan al césped. Por eso, necesita cuidados antes de que empiece la estación fría. Las hojas caídas en otoño deben ser retiradas de forma regular, ya que lo privarán de luz y favorecerán la formación de manchas parduscas y la aparición de musgo. Corte el césped por última vez, aproximadamente un mes antes del comienzo del invierno. Asegúrese de no dejar la hierba con menos de 5 cm, pues el césped más largo puede aprovechar mejor una menor cantidad de luz solar. Conseguirá así una mejor resistencia contra malas hierbas y el musgo. También puede usar un fertilizante con bajo contenido de nitrógeno y alto nivel de potasio para reforzar el césped y aumentar su resistencia a las heladas.





Se puede sembrar semillas de césped al principio del otoño, mientras haga calor, o resembrar con panes de pasto los sectores raleados. A su vez, esclarificar el pasto para airearlo mediante el pinchado con una horquilla o rodillo con pinchos.

Junte las hojas muertas para que no se acumulen demasiado y pudran el pasto. Aunque puede permitirse acumular hasta 10 cm de hojas bajo los árboles, arbustos y macizos que estén limpios de flores. Lo ideal es apilar con cuidado las hojas y cubrirlas con algo de tierra, para el viento no las disperse y de paso acelerar el proceso de descomposición. Así tendrá humus fresco al llegar la primavera. Las hojas de arbustos florales y frutales son las más adecuadas para este proceso.

Protección y cuidados extras

  • Empiece a proteger las plantas y arbustos como las rosas que pueden ser sensibles a las heladas. Deberán ser cubiertas con hojas secas, con pinocha o corteza de arboles o bien envueltas en algún plástico de burbujas o similar, para mantenerlas así con calor y aislarlas del frío.

  • Desentierre los bulbos de verano, como las dalias, y guárdelos en una caja ventilada en el sótano.

  • Lleve las plantas que están en maceta al interior o colóquelas en un lugar protegido.

  • Ate los brotes nuevos de las trepadoras a un soporte

  • No sacudas las plantas para acelerar la caída de hojas, ya que se provocan heridas por donde entrarán hongos y bacterias.

  • También puedes desenterrar las hierbas como el perejil o cebollino y pasarlas a una maceta dentro de tu cocina.

  • Los rosales pueden verse atacados por hongos como oidio, mildiu y mancha negra. Hay que aplicar los fungicidas adecuados y sacar las hojas enfermas.







El otoño parece que nos trae muchas tareas, es cierto, pero luego el invierno nos dejará descansar unos meses antes de las labores en primavera.



Hasta la próxima!!!!

Lorena Hidalgo