Y SI CULTIVAMOS PASTELITOS ?

por Nelly Peri

 

 

Una tarde tuve un encuentro casual con una señora en un vivero.
Conversando comenta que poseía una planta “ pastelito “ que era hermosa. La llamaba así porque no conocía el nombre botánico.
Utilizó la semejanza para designarla. La planta era una ECHEVERIA.
La misma posee numerosas hojas carnosas superpuestas que recuerdan al famoso pastelito de hojaldre.
Las Echeverias son en su mayor parte originarias de Méjico, hay también en América Central, sur de Estados Unidos y N.O. de América del Sur.
Su nombre es en honor del pintor mejicano de botánica Anastasio Echeveria.
Son plantas suculentas que se encuentran en zonas templadas a subtropicales, pero se adaptan bien al clima marplatense.

Foto Daniel Szawarsky


Foto Daniel Szawarsky

El género Echeveria está compuesto por plantas herbáceas de aspecto carnoso, algunas sin tallo y otras con tallos algo gruesos ramificados.
Estas especies crecen por lo general, en rosetas simétricas que varían mucho en cuanto a tonalidad de sus hojas, tamaño, aspecto y formas, pero que son siempre muy hermosas.
Las hojas tienen un espesor mayor o menor según la especie y son consistentes al tacto.
Las Echeverias, al ser de cultivo poco exigente, son una de las suculentas más ampliamente usadas en jardines, tinajas y macetas colgantes.
Se desarrollan muy bien en una posición soleada y ventilada. Son excelentes para borduras y en rocallas.

Al tiempo aumentan su volumen porque tienden a expandirse formando así una masa tapizante. Lucen llamativas colocando varias macetitas con distintas especies sob re una mesa.
Su atractivo principal es la variedad de formas de sus hojas, colores y texturas; así como también la bonita vara florar que la distingue.
Las flores se producen a partir de un largo tallo de donde surgen florcitas acampanadas que pueden ser rojas, amarillas, rosadas o bicolores.
Están reunidas  en espigas y permanecen durante un largo período.
Cuando termina la floración es conveniente cortar los tallos florales.
El cultivo es en general a pleno sol, los riegos frecuentes en primavera y verano reduciéndolos con el descenso de la temperatura y eliminarlos en invierno, manteniendo la tierra apenas húmeda, sin mojar las hojas.
Pastelitos Echeverria
Foto Daniel Szawarsky
Hay especies cuyas hojas poseen una bonita cubierta cerosa blanquecina que se marca si apoyamos la yema de los dedos.
La mayoría poseen raíces pequeñas y fibrosas.
Si se cultivan en macetas, colocar un buen drenaje.
Si Ud. tiene buena tierra es suficiente. Caso contrario la vamos a enriquecer. Estas son las proporciones:
4 partes de tierra, 3 partes de resaca, 1 de vermiculita, 1 de perlita, media cucharada de humus de lombriz y media de harina de hueso.
Según la especie, se reproducen fácilmente por medio de gajos, cabezas ( rosetas ) hijuelos que emite la planta madre o por hoja que apoyamos directamente sobre la tierra.
El género comprende cerca de 150 especies.