Salvia: Reina del sabor!!



Puedo afirmar que de todas las variedades de aromáticas que he utilizado en mi cocina, sin duda la salvia es, a mi gusto por supuesto, una de las más versátiles y nobles. La uso tanto para salsas, carnes, pastas, quesos y arroces, como para recetas dulces. Definitivamente es una especia que combina con prácticamente todo tipo de comidas.

Por eso hoy quiero contarles un poco acerca de sus variedades que, no solo por su sabor, si no también por su belleza, pueden engalanar y perfumar nuestros jardines.




La Salvia, es el mayor género de plantas de la familia de la Menta. Con alrededor de 1000 especies entre arbustos, perennes, herbáceas y anuales, se distribuye por todo el mundo siendo originariamente de la región mediterránea. Su nombre deriva del latín y significa: “salvere”, (sentirse bien, saludable, sanar), de hecho el verbo relacionado con salud se refiere a las propiedades curativas de la planta.


Suelo y Luz


Es una aromática que se adapta a casi todo tipo de suelos, por ello su cultivo no resulta muy complicado, pero debemos intentar que sea lo menos ácido posible. Para un mejor desarrollo prefiere suelos calizos que sean ligeros, secos y que drenen muy bien. Suelos muy arcillosos y pesados no los soporta del todo y podemos ver afectado su desarrollo. Necesita sol directo y además crece rápidamente con apenas cuidados, así que es perfecta para cualquier jardín o huerto. Y aunque le gusta los terrenos secos y las buenas temperaturas, es una planta que puede tolerar crecer en semi sombra.



Clima y Riego


No podemos olvidar que su origen es Mediterráneo, por lo que va a desarrollarse mucho mejor en climas cálidos y con inviernos no muy duros. Seguro nos aguantará bajas temperaturas, pero fuertes heladas nos la pueden matar, así que hay que protegerla. Y en climas muy húmedos podemos llegar a tener muchos problemas con hongos. Precisa riegos frecuentes y de forma moderada, cuando veamos la tierra seca. De hecho es una planta que tolera mejor la sequía que el encharcamiento. Asi que hay que prestar atención para que no se pudra por exceso de agua.

.

Beneficios y Propiedades



La ventaja de tener una salvia en nuestros jardínes, es que al ser una planta muy melífera nos ayuda a mejorar la producción de nuestro huerto y nuestras flores, atrayendo polinizadores. A su vez es muy visitada por insectos devoradores de pulgón como vaquitas de san antonio, lo cual siempre es muy interesante. Pero no solo eso, nos ayuda a repeler insectos perjudiciales como la mosca de la zanahoria, las hormigas, la mosca blanca, la mariposa de la col, los pulgones, babosas y caracoles. Eso si, sus raíces pueden afectar el crecimiento de algunas otras plantas, así que prestemos atención para dejarles el espacio adecuado.

Cuenta una leyenda que la salvia se cristianizó, cuando la Virgen la bendijo por haberla ayudado a esconderse de los soldados del rey Heródes, cuando huía para que no mataran al niño Jesús. Se dice que desde entonces, la planta tiene propiedades curativas. Mas allá de creencias religiosas, lo cierto es que algunas variedades de la Salvia tienen grandes propiedades medicinales. Sabemos por ejemplo, que es anti inflamatoria, es rica en anti oxidantes, mejora la memoria (posee químicos similares a los usados en las medicinas contra el Alzheimer), es estimulante del apetito, antiséptica, antisudorífera y antiespasmódica.


Variedades


Algunas de las variedades que encontramos en estas aromáticas son:

 


Salvia Splendens: Originaria de Brasil, es una de las especies de color rojo. Por su color intenso es utilizada para decorar y no es apta para el consumo culinario.


 

Salvia Microphylla: Proviene de México, es llamada también Salvia rosa, produce racimos de flores color fucsia y es capaz de sobrevivir y continuar floreciendo con temperaturas tan bajas como de hasta 12 grados bajo cero. Sus flores aparecen al final del verano.



Salvia Elegans: Esta planta posee una singular característica que sin duda la distingue de las otras: el follaje de la variedad “Scarlet Pineaple”, emite un delicioso aroma a ananá (piña), en cambio la sub especie “Honey Melón”, desprende el perfume de dicha fruta y la “Tangerine”, huele a mandarina. Estas plantas son muy poco resistentes al frío, por lo tanto se encuentran en las latitudes mas cálidas.

Salvia Coccinea: Esta planta es de porte bajo, llega hasta los 60cm de altura. Sus hojas son perennes aunque en invierno pueden decaer un poco. Sus flores dispuestas en forma de espiga pueden ser rojas, blancas, rosadas, violetas y color salmón. Son ideales para grandes macizos ya que es una planta de bajo mantenimiento, solo hay que protegerla de las heladas.

Salvia Farinacea: Su uso es muy frecuente por su belleza ornamental. Produce unas llamativas espigas de color azul violáceo y son ideales para macetas o suelos empedrados. La variedad “Strata” llega hasta los 50 cm de altura y sus hojas son de un verde intenso y brillante. Sus flores azules se envuelven en capullos blanco grisáceos, necesitan pleno sol y no toleran el frío. Se tratan como bienales y es importante no mojar sus hojas al regarlas. La variedad “Victoria Blue” florece desde primavera hasta mediados del otoño, puede ubicarse a pleno sol o media sombra sobre suelos sueltos, que no se encharquen. Lo ideal es tenerla en maceta ya que no tolera las heladas y no conviene mojar sus hojas. Su color es de un intenso azul.

Salvia Greggii: Esta especie llega hasta los 90 cm de altura, su follaje es verde intenso y aunque resiste las heladas, puede ralearse durante el frío invierno. Sus flores pequeñas pueden ser de un rojo coralino si es la variedad “Royal bumble” o de un blanco puro si la variedad es “Alba”. Son muy floríferas, suelen ser muy sanas y rústicas. Necesitan pleno sol.


 

Salvia Guaranitica: Esta especie es perenne, disminuye su crecimiento con el frío y florece en verano. Tiene abundantes espigas con diminutas flores color púrpura/violáceas. Suele artaer a los colibríes por su dulce néctar y su brillante tono. Puede llegar hasta 1.50 cm de altura.

 

Salvia Leucantha: Esta especie originaria de México, tiene un crecimiento erguido y extenso. Sus hojas alargadas y con textura arrugada, son verdes del envés y mas blanquecinas en su frente. Florece en gran cantidad sobre espigas que sobrasalen de la mata hasta unos 80 cm, con un color que va desde el mas suave al mas intenso blanco/violeta según la variedad. Resiste el frío pero no las heladas. No hay que mojar las hojas ya que son algo aterciopeladas y se pueden pudrir fácilmente.



Salvia Officinalis: Muy apreciada en la cocina tanto como por sus propiedades medicinales, esta salvia crece hasta los 60/80 cm de altura y es ideal para terrenos secos y poco fértiles por su alta resistencia. Sus tallos erguidos están cubiertos de pelos cortos y sus hojas verde grisáceas son aterciopeladas. Sus flores azul violáceas florecen desde finales de primavera hasta mediados del verano. Es ideal para borduras y canteros bajos. Su uso en la cocina es amplio y variado como ya lo hemos contado antes. Soporta la semi sombra, el suelo pobre en nutrientes y la sequía. Sus hojas conviene recolectarlas por la mañana cerca del mediodía para potenciar su aroma y sabor.


 

Salvia Sclarea (Romana): Esta especie es muy distinta al resto de las salvias. Es perenne, pero tiene corta vida y se la trata como bienal. Alcanza 1.50 metros de altura cuando está en flor, luego en invierno se muere y vuelve a ser una roseta basal. Sus hojas con forma de corazón tienen una textura lanosa y son largas de 10 a 20 cm. Su rareza radica en sus flores que van del blanco al rosa o púrpura pálido y se agrupan en el mismo tallo de a 6 a 8 juntas, formando un ramillete compacto. De sus inflorescencias se obtiene el aceite esencial, que es tan perfumado que solo con tocar las se impregna en los dedos, dejándonos un aroma almizclado de frutos secos y madera dulce.



Salvia Discolor: Esta singular salvia es originaria de Perú. Sus inusuales y dramáticas flores negro purpúreas se esconden en capullos color pistacho. El marcado contraste entre flores y hojas color gris plata, realzan su teatralidad. Sus tallos desprenden un fuerte olor distintivo, parecido a la grosella negra. Suele verse en las costas francesas e italianas del mediterráneo y ha sido galardonada con el Premio al Mérito Graden de la “Royal Horticultural Society”.



Estas son algunas de las cientos de variedades que existen de Salvia. Pruebe de incorporarla en sus jardines, le aseguro que no se arrepentirá y llenará su primavera de flores, aromas y mariposas. Y si quiere ir a la sección de recetas la invito a realizar un “flan con salvia y puerros”, algún panificado y porque no un exótico “helado de té verde y salvia”.